LA LITERATURA DEL NO...
     
 

del mandato, la negativa, el imperativo, el subjuntivo...

           
   
AUTORES
     
    GABRIEL CELAYA   LUIS BRITTO  
   
  AUTOR Vida y obra  
  AUTOR Artículos
  Archivos sonoros (CVC) Poemas recitados    
    MARIO BENEDETTI   JULIO CORTÁZAR  
   
  AUTOR Vida y obra (Sololiteratura.com)  
  AUTOR Enlaces sobre el autor (Educared)
  Archivos sonoros (CVC) Poemas recitados    
    LUISA CASTRO   PEDRO SALINAS  
   
  AUTOR Vida y obra (Escritoras.com)  
AUTOR
  Poemas / Poemas recitados
    Poemas    
    RAFAEL GUILLÉN   LUIS GARCÍA MONTERO  
   
  AUTOR Vida y obra  
AUTOR
    Poemas     Poemas
     
   
TEXTOS
     
   
     
 
  LUIS BRITTO, RUBÉN NO
 

Estudia Rubén no te jubiles Rubén no fumes Rubén no salgas con tus amigos Rubén no te pelees Rubén, Rubén no te montes en la parrilla de las motos Rubén estudia la química Rubén no trasnoches Rubén no corras Rubén no ensucies tantas camisas Rubén saluda a tu tía Paulina Rubén no andes en pandilla Rubén no seas tan enamorado, Rubén no hables tanto, estudia la matemática Rubén Rubén no te metas con la muchacha del servicio Rubén no pongas tan alto la radio Rubén no cantes serenatas Rubén no te pongas de delegado de curso Rubén no te comprometas Rubén no te vayas a dejar raspar Rubén no le respondas a tu madre Rubén, Rubén córtate el pelo, coge ejemplo Rubén.

La otra mirada. Antología del microrrelato hispánico. Ed. Menoscuarto, 2005

 
   
  GABRIEL CELAYA, BIOGRAFÍA
 

No cojas la cuchara con la mano izquierda.
No pongas los codos en la mesa.
Dobla bien la servilleta.
Eso, para empezar.

Extraiga la raíz cuadrada de tres mil trescientos trece.
¿Dónde está Tanganika? ¿Qué año nació Cervantes?
Le pondré un cero en conducta si habla con su compañero.
Eso, para seguir.

¿Le parece a usted correcto que un ingeniero haga versos?
La cultura es un adorno y el negocio es el negocio.
Si sigues con esa chica te cerraremos las puertas.
Eso, para vivir.

No seas tan loco. Sé educado. Sé correcto.
No bebas. No fumes. No tosas. No respires.
¡Ay, sí, no respirar! Dar el no a todos los nos.
Y descansar: morir.

 
  RAFAEL GUILLÉN, POEMA DEL NO
 

Me decías que no. Por tu mirada
pasaban barcos lentamente. Había
gaviotas en tus ojos, en tus blandos,
oscuros ojos grandes,
donde iba cayendo la amargura
como un anochecer de altas sirenas
en los puertos del Sur.
Me decías que no serenamente.
Era un no original, que ya existía
antes que tú, que hablaba por sí mismo
mientras que tú, impotente, absorta, fijos
en mí tus ojos, lo sentías vivo,
palpabas su raíz por tus adentros.
Era un no adivinado,
mudo, pesadamente silencioso.
Tu duro cuerpo tibio
me decía que no, sin causas, iba
replegándose, como
si volviese a la infancia. Tú no eras.
Me decías que no, y en tu mirada
cabalgaba un dolor que yo diría
maternal. Un dolor implorando
comprensión. Un no de contenida
pesadumbre, pero total, abierto,
levemente asomado
a las playas del llanto.
Me decías que no lejana, sola,
terriblemente sola, maniatada,
sin un porqué donde apoyarte, pero
era no, era no, sin gritos, no...

Los puertos, las sirenas,
los barcos en la noche, todo iba
perdiéndose, alejándose.
Yo, delante de ti, triste, abatido.


 
   
 
 
 

MARIO BENEDETTI, NO TE SALVES

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
            no te salves
no te llenes de calma

no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios

no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
            pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana

y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
            entonces
no te quedes conmigo

 
Canciones de amor y desamor, Poemas de otros (1973-74)
 
 
 
   
   
ACTIVIDADES
     
    RESPONDE A ESTAS CUESTIONES, RUBÉN      
   
     
   

1. La lengua castellana, como muchas lenguas, pone a disposición de los hablantes varias maneras de dar órdenes. Aquel que adora mandar, las conoce todas, y, a veces, ni siquiera las necesita porque se puede ser muy tajante sólo con la mirada o con el gesto. Pero, si precisas de la palabra, piensa un poco, elige una orden (la que más uses o la que más odies) y escríbela de todas las maneras posibles. Eso sí, analiza los procedimientos lingüísticos que usas. Y no hagas faltas de ortografía, Rubén.

Empiezo yo:

“escríbela de todas las maneras posibles”: 2ª persona del imperativo

“no hagas faltas de ortografía”: negación + 2º persona del presente de subjuntivo

   
   
2. Celaya repasa las edades del ser humano a través de las órdenes que le acompañan a lo largo de su vida. Empareja cada estrofa con la edad que le corresponde.
     
   

3. ¿Por qué crees que Luis Britto ha prescindido de los signos de puntuación?

     
    ESCRIBE UN TEXTO, RUBÉN      
   
   

1. Los dos primeros poemas tratan sobre la educación. Este es un tema del que tú eres parte contratante y, por lo tanto, sabes mucho. En concreto, los dos textos recogen ejemplos de la educación del mandato, de la lista de prohibiciones y órdenes con la que padres, profesores y adultos varios acompañan al niño, al joven y al adulto a lo largo de su existencia. Escribe tú la tuya. Redacta la lista de todos los mandatos que oyes habitualmente o que te gustaría oír. En verso o en prosa.

 

2. El texto de Benedetti es un precioso poema de amor. Cálcalo. Imita su estructura paralelística. El tema es libre.

 

3. Para escribir cualquiera de estos textos has de usar por fuerza los siguientes recursos estilísticos o gramaticales: paralelismo, anáfora, enumeración asindética y polisindética, oración condicional, complemento circunstancial. Probablemente ya los conozcas, si no es así, repasa los conceptos, Rubén. Léete en voz alta, Rubén, sé imaginativo, Rubén. Y buena persona.

   
MÁS TEXTOS
     
   
   

 

   
 

JULIO CORTÁZAR, ENCARGO

No me des tregua, no me perdones nunca.
Hostígame en la sangre, que cada cosa cruel sea tú que vuelves.
¡No me dejes dormir, no me des paz!
Entonces ganaré mi reino,
naceré lentamente.
No me pierdas como una música fácil, no seas caricia ni guante;
tállame como un sílex, desespérame.
Guarda tu amor humano, tu sonrisa, tu pelo. Dalos.
Ven a mí con tu cólera seca de fósforo y escamas.
Grita. Vomítame arena en la boca, rómpeme las fauces.
No me importa ignorarte en pleno día,
saber que juegas cara al sol y al hombre.
Compártelo.

Yo te pido la cruel ceremonia del tajo,
lo que nadie te pide: las espinas
hasta el hueso. Arráncame esta cara infame,
oblígame a gritar al fin mi verdadero nombre.
 

LUISA CASTRO, BUCEA

No llenes el foso de cocodrilos,
no lo hagas, bésame,
yo luego no podré tirarme de cabeza
y todo terminará como siempre
sin haber empezado.
Llévate mi vida, deja en paz mi pelo,
lleva todo lo que tengo, nunca encontrarás
el nudo oculto de mi cabeza, no me des
la lata más, no me dejes un regalo
ni quieras beberte mi copa, llévate
mi vida
y no me mires más.

Sólo bucea,
clava el arpón en tu presa,
afina y discierne
porque ya no eres joven
.

       
 

PEDRO SALINAS

Para vivir no quiero
islas, palacios, torres.
¡Qué alegría más alta:
vivir en los pronombres!

Quítate ya los trajes,
las señas, los retratos;
yo no te quiero así,
disfrazada de otra,
hija siempre de algo.
Te quiero pura, libre,
irreductible: tú.
Sé que cuando te llame
entre todas las gentes
del mundo,
sólo tú serás tú.
Y cuando me preguntes
quién es el que te llama,
el que te quiere suya,
enterraré los nombres,
los rótulos, la historia.
Iré rompiendo todo
lo que encima me echaron
desde antes de nacer.
Y vuelto ya al anónimo
eterno del desnudo,
de la piedra, del mundo,
te diré:
"Yo te quiero, soy yo."

 

LUIS GARCÍA MONTERO, CANCIÓN SUICIDA

 

No obedece el futuro,

ni el pasado obedece,

ni siquiera los días

contables del presente.

 

Tampoco las palabras

escritas obedecen.

Son un destino al margen,

unas canciones débiles,

 

como las caracolas

tocadas de cipreses

que dejan en el viento

las verdades sin suerte.

 

No obedecen las cartas.

La escopeta obedece

el enigma que sufren

los relojes de nieve.

 

Porque el tiempo es un curso

sin corazón ni leyes

que olvida las historias

y jamás obedece.

 

Obedeció el disparo

del suicida en la frente.

Allí, junto a sus cosas,

le obedeció la muerte.

       
 

ÁNGELA FIGUERA AYMERICH

No quiero
que los besos se paguen
ni la sangre se venda
ni se compre la brisa
ni se alquile el aliento.
No quiero
que el trigo se queme y el pan se escatime.

No quiero
que haya frío en las casas,
que haya miedo en las calles,
que haya rabia en los ojos.

No quiero
que en los labios se encierren mentiras,
que en las arcas se encierren millones,
que en la cárcel se encierre a los buenos.

No quiero
que el labriego trabaje sin agua
que el marino navegue sin brújula,
que en la fábrica no haya azucenas,
que en la mina no vean la aurora,
que en la escuela no ría el maestro.

No quiero
que las madres no tengan perfumes,
que las mozas no tengan amores,
que los padres no tengan tabaco,
que a los niños les pongan los Reyes
camisetas de punto y cuadernos.

No quiero
que la tierra se parta en porciones,
que en el mar se establezcan dominios,
que en el aire se agiten banderas
que en los trajes se pongan señales.

No quiero
que mi hijo desfile,
que los hijos de madre desfilen
con fusil y con muerte en el hombro;
que jamás se disparen fusiles
que jamás se fabriquen fusiles.

No quiero
que me manden Fulano y Mengano,
que me fisgue el vecino de enfrente,
que me pongan carteles y sellos
que decreten lo que es poesía.

No quiero amar en secreto,
llorar en secreto
cantar en secreto.

No quiero
que me tapen la boca
cuando digo NO QUIERO…

 

 

CRISTINA FERNÁNDEZ

Todo lo demás

Y si tenía ese sueño, lo demás no importaba.

Roberto Bolaño

No tengo casa, no tengo dinero, no tengo trabajo.

No tengo ni oficio, ni beneficio.

No cotizo, no improviso, no viajo.

No invierto, vivo en el desierto,

no voy a ningún concierto.

No pago impuestos, no contribuyo,

no ingreso, no facturo, no inauguro.

No publico, no estreno, no gano

ningún premio.

No me reconocen,

no me conocen,

no me conceden,

no me merecen,

no me entrevistan,

no me memorizan,

no me necesitan,

no me alaban,

no me citan,

no me visitan,

no me saludan,

no me postean,

me ningunean.

Tengo sueño,

tengo un sueño.

Y todo lo demás.

 

 

YASMINA REZA

No conozco las lenguas, ninguna lengua, de mi padre, mi madre, mis ancestros, no reconozco ni tierra ni árbol, ningún suelo fue el mío como cuando se dice yo provengo de tal sitio, no hay suelo de donde yo pueda experimentar la nostalgia brutal de la infancia, ni suelo desde donde escribir quién soy, no sé de qué savia me he nutrido, la palabra natal no existe, ni la palabra exilio, una palabra que sin embargo creo conocer pero es falso, no conozco ninguna música de los inicios, ninguna canción, ninguna nana, y cuando mis niños eran pequeños yo los arrullaba en una lengua inventada. ¿De dónde era mi padre? Ni él mismo podía decir de dónde provenía, de Tashkent, de Samarcanda, lugares que jamás había visto, de Moscú, donde había nacido, de Alemania, donde había aprendido su primera lengua más tarde olvidada, de ninguna parte de la que él haya podido hablar, de la que él haya conservado alguna huella salvo en su cuerpo, en sus ojos y en la brutalidad de ciertas maneras. [...]

No tengo casa, de vez en cuando sueño con una casa, no una casa de vacaciones sino una casa donde amortajarme. No quiero el bienestar sino la austeridad. Sueño con un refugio. Y quiero colinas y bosques para pasear. [...] No tengo raíces, no estoy plantada en ningún suelo. No tengo orígenes. Cuando veo los periódicos iraníes, rusos, judíos, húngaros, sólo veo allí palabras que he dicho. No tengo imágenes, ni luces, ni olores, nada. Tampoco hay fotos.

 
Yasmina Reza, Ninguna parte. Seix Barral, 2007

© Materiales de lengua y literatura