El contexto del Barroco en la España del XVII
   
1. Política, economía y sociedad
   
 

Si hay una palabra que define las circunstancias políticas, económicas y sociales del siglo XVII español es esta: crisis.

Éstas son algunas de las causas que explican cómo del optimismo del Renacimiento(s. XVI)se pasó al pesimismo Barroco:

  • Políticas y económicas: la situación económica española en los momentos finales del reinado de Felipe II es de bancarrota total. En el siglo XVII gobernarán tres reyes: Felipe III, Felipe IV y Carlos II, que dejarán el poder en manos de hombres de confianza, también llamados privados o validos, a menudo elegidos equivocadamente. El empobrecimiento económico y financiero a lo largo de todo el siglo XVII crece vertiginosamente ayudado por la expulsión de los moriscos, las guerras, el hambre, la peste... (Si quieres más información, aquí y aquí)
  • Sociales: como consecuencia de la ruinosa economía agrícola existe un éxodo de gentes del campo a la ciudad que provoca una incipiente masificación de las ciudades. Entre la población de éstas aumenta el número de soldados licenciados, sin oficio ni beneficio, de vagabundos, parados y pillos, todos ellos personas sin arraigo ni ideales, escépticos y desengañados.

La sociedad española sigue dominada por el alto clero y la alta nobleza; esta última se reduce en número y aumenta en riqueza. La vida económica se apoya en una burguesía que realiza pocos progresos y un campesinado donde cada vez hay más propietarios y menos jornaleros. En definitva hay un gran contraste entre los lujos de la corte y la pobreza de la mayor parte de la sociedad.

  • Ideológicas: tienen su origen en todas las causas anteriores. La situación de crisis conduce al desengaño, al pesimismo que lo inunda todo. El hombre desconfía de todo y su existencia se convierte en una lucha feroz que le supone “vivir al acecho”. El mundo se representa como algo confuso que el artista barroco representa como un “laberinto”.

 

  Tres reyes para un país en ruinas
 
Fragmentos de la Historia de España contada para escépticos de Juan Eslava Galán, © Editorial Planeta, S. A., 2002
   
    Felipe III
 
Felipe II fue, ya lo hemos visto, uno de esos empresarios obsesivos que pretenden controlarlo todo en su negocio, incapaces de delegar en sus subordinados. Como no se fiaba de nadie, nunca enseñó a gobernar a su hijo. El príncipe, cuando accedió al trono, ignoraba el oficio y prefirió descargar la pesada tarea de reinar en manos de un hombre de confianza. Ya lo había sospechado su padre. Poco antes de morir, comentó amargamente al marqués de Castel-Rodrigo: «¡Ay, don Cristóbal, que me temo que me lo han de gobernar!» ... (leer más)
     
    Felipe IV
   
Felipe IV había cumplido los dieciséis años cuando heredó el trono y ya estaba casado desde los quince con Isabel de Borbón, una atractiva francesa, algo mayor que él. Nunca le bastó, porque el muchacho era un obseso sexual, que buscaba compulsivamente amantes. Se calcula que a lo largo de su vida engendró treinta y siete hijos bastardos y once legítimos, seis con su primera mujer y cinco con la segunda, Ana María de Austria. Sin embargo, su gran amor, si es que amó a alguien, fue una cómica famosa, ... (leer más)
     
    Carlos II
   
Nació cubierto de costras y tan raquítico que decidieron no mostrarlo a la Corte, como exigía el protocolo. En sus primeros meses, lo criaron entre algodones, la incubadora de entonces; tardó dos años en echar los dientes; sólo se destetó de sus catorce nodrizas cuando cumplió los cuatro años; comenzó a caminar después de los cinco, y aprendió a leer y escribir, a duras penas, ya adolescente... (leer más)
 

 

   
2 El arte barroco
   
 
Como consecuencia de todos estos condicionamientos, el Barroco muestra preferencia por una serie de TEMAS y de marcas estéticas que sirven para la definición de la época y su caracterización. Los más significativos son los siguientes:
    • El mundo es un laberinto y un teatro en el que el hombre está perdido o representando su papel.
    • El sentimiento del desengaño es la palabra clave del período que expresa esa toma de conciencia de la realidad y de la falsedad de unas apariencias. Por eso, la vida es sólo sueño.
    • El paso del tiempo y la muerte son dos de los temas predilectos del barroco.
    • Se valora la invención, la novedad, la originalidad, el ingenio la acumulación y la exageración (la hipérbole).
    • El arte barroco está en movimiento, en tensión.
    • Predomina el contraste,el claroscuro, la antítesis, la oposición entre contrarios.
     
   
Para ver y saber más sobre el arte barroco en España, consulta la página de arte e historia.
     
3 El gusto por el espectáctulo
 

Para paliar los muchos problemas y estrecheces con que se enfrentaba la sociedad como efecto de las muchas crisis de gobierno y decadencia del imperio, y también por la intensa y arraigada afición de la sociedad barroca por la fiesta, el simulacro y el montaje escenográfico, las autoridades de la Corte organizaban, con frecuencia sorprendente, toda clase de fiestas, juegos y celebraciones, con los que se regocijaba la sociedad y el pueblo madrileño.

Cualquier suceso o acontecimiento era pretexto para organizar festejos y desfiles: visitas de reyes o príncipes, hechos políticos o diplomáticos transcendentales para la Corona y sus intereses como imperio, batallas ganadas en Europa contra nuestros enemigos, natalicios o compromisos de boda de infantes españoles, beatificaciones y canonizaciones de santos españoles, y un largo etcétera.
Eran tres, sobre todo, los organismos que organizaban estos festejos: la Corona, el Concejo y la Inquisición, y a veces, podían llevarlos a cabo en colaboración.
El escenario más usual de estos acontecimientos festivos era la Plaza Mayor, a cuyos balcones se asomaba en tales eventos lo mejor y más granado de la sociedad cortesana, la Casa Real en los balcones de la Casa de la Panadería y el Concejo en la de la Carnicería.

Los festejos variaban mucho, como corridas de toros, desfiles, carreras de jinetes, justas, picas, simulacros teológicos y religiosos, procesiones, etc.

Y, por supuesto, las representaciones teatrales a las que el público barroco acudirá siempre que pueda.

  Literatura
4. La literatura barroca
  Consulta los siguientes enlaces:
    Barroco literario en España
    El ideal artístico: Conceptismo y Culteranismo
   
  REFLEXIONA
   
 
En tiempos tan difíciles: pobreza, desigualdad social, peste, pocas oportunidades, guerras... ¿qué te parece que el pueblo tuviese esa afición desmedida por el teatro y por el espectáculo en general? Participa en el foro "Pan y circo"
   
 
Si quieres saber más sobre el barroco, mira aquí : entra en el enlace de Qué es el Barroco y en el de El teatro Barroco
     
   
© Materiales de lengua y literatura