INICIO || LITERATURA | GENERACIÓN DEL 27

La Generación del 27: las Vanguardias

Introducción | Las Vanguardias | Corrientes poéticas del 27
 
 
Antes de adentrarnos en el estudio de la Generación del 27, es necesario detenerse en el análisis de los movimientos vanguardistas que se desarrollaron en los primeros lustros del s. XX, pues su influjo se advierte en la obra de muchos de los poetas de la Generación.
 

LAS VANGUARDIAS

Con el término francés avant-garde se designa a aquellos movimientos artísticos que se oponen -a veces, con virulencia- a la estética anterior, y que proponen en manifiestos su concepción del arte y de las letras. Se trata de nuevas corrientes caracterizadas por su afán de ruptura con las formas tradicionales.

Las principales características de las vanguardias son:

  • Ruptura radical con las normas del pasado
  • Búsqueda de la originalidad a través de la experimentación (no imitan ni copian la realidad, sino que buscan nuevas formas de expresión)

Principales movimientos de vanguardia

 

FECHA

ISMOS

IMPULSORES

ORIGEN

PALABRAS- CLAVE

1909

Futurismo

Filippo Tommasso Marinetti

Italia

Exaltación de las novedades tecnológicas | ciencia | máquinas

1913

Cubismo

Guillaume Apollinaire

Francia

Caligramas| imágenes visuales

1916

Dadaísmo

Tristan Tzara

Suiza y EEUU

Rebeldía | burla | anarquía

1924

Surrealismo

André Breton

Francia

Automatismo expresivo | dictado del pensamiento | sueños | libertad de creación

Vanguardia española

1919

Ultraísmo

Guillermo de Torre

1918

Creacionismo

Vicente Huidobro

 
     
Manifiesto futurista  

EL FUTURISMO

El Futurismo nace en 1909 de la mano del escritor F. T. Marinetti. Es un movimiento que exalta las novedades tecnológicas y las conquistas de la técnica. En adelante, los temas predilectos serán las fábricas, los aeroplanos, las locomotoras, la energía eléctrica, y también el deporte. Exaltan la velocidad, el movimiento y las sensaciones propias de la vida contemporánea.

     
Las señoritas de Avignon de Pablo Picasso  

EL CUBISMO

Este movimiento nació como escuela pictórica hacia 1907. Pablo Picasso fue el gran motor de este nuevo arte desde que en 1907 sacara a la luz Les Demoiselles d’Avignon. Otro español, Juan Gris, sería una de las máximas figuras de este estilo pictórico. El Cubismo literario arrancó con Guillaume Apollinaire (1880-1918) e igual que el pictórico procede a descomponer la realidad y a recomponerla mezclando conceptos, frases al azar… Son ejemplos de ello, los caligramas y otras disposiciones visuales como el collage, ambas formas mixtas entre la poesía y la pintura.

     
Cartel dadaísta  

EL DADAÍSMO

El Dadaísmo surgió en Suiza en 1916, durante el periodo de la I Guerra Mundial (1914-1918). Su nombre se eligió al azar, abriendo un diccionario con un cuchillo. Es la palabra que representa el balbuceo de un niño da-dá. El Dadaísmo es la rebeldía pura: contra la lógica, contra las convenciones sociales y estéticas, contra el sentido común. Nace de un sentimiento de rebeldía contra el absurdo de la guerra. Fue un movimiento efímero cuyo mérito fue preparar el camino para la revolución surrealista.

     
 
 
 
 

La Vanguardia española

a. EL ULTRAÍSMO

El Ultraísmo es la vertiente española de las corrientes vanguardistas europeas. Nació a finales de la segunda década del s. XX. Fue Cansinos-Asséns quien en 1918 lanzó el primer manifiesto “ultra” y así bautizó definitivamente a este movimiento. El nombre indica la voluntad de ir “más allá” de lo que proponía la estética anterior (Novecentismo), supone un grito de renovación, una manera de unirse a los nuevos aires que corrían por Europa.

En la práctica, el Ultraísmo prefirió los temas y los motivos de la vida moderna y relegó la tradición sentimental. Incluye temas futuristas, rechaza lo ornamental, busca nuevas imágenes y añade innovaciones tipográficas a la manera de los Caligramas de G. Apollinaire.

Su principal impulso fue Guillermo de Torre y sus poemas visuales del libro Hélices (1923).

     
poema  

b. EL CREACIONISMO

El Creacionismo lo inició en París el poeta chileno Vicente Huidobro, figura clave la poesía hispanoamericana. Tuvo entre sus seguidores a Juan Larrea y a Gerardo Diego.

El Creacionismo presenta ciertas afinidades con el Ultraísmo. Decía Huidobro: “ Los creacionistas queremos hacer un arte que no imite ni traduzca la realidad.” De nuevo, los poetas proponen un alejamiento de la realidad, que conduce a la abstracción.

     
Fotograma de
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
EL SURREALISMO [fr. Surréalisme. El prefijo francés “sur-“ significa “sobre o “súper” (y no “sub”)]

El Surrealismo es la revolución más importante surgida en la literatura y en el arte en la primera mitad del s. XX. Casi todos los componentes del Dadaísmo y algunos cubistas se pasaron a las filas del Surrealismo.
En 1924, André Breton lanza el primer Manifiesto del Surrealismo. En sus páginas se defiende todo aquello que rebasa la lógica, y da cabida a los sueños, lo maravilloso. La definición que da Breton es bien elocuente:

“Automatismo psíquico, mediante el cual se pretende expresar, sea verbalmente, por escrito o de otra manera, el funcionamiento real del pensamiento. Dictado del pensamiento con ausencia de toda vigilancia ejercida por la razón fuera de toda preocupación estética o moral.”

El automatismo expresivo consiste en la transcripción inmediata y fiel de todo aquello que ocupa la mente del autor en el momento de la creación artística.
Se intenta una escritura automática, realizada sin reflexión, se acude a unir de forma fortuita palabras, por ejemplo, mediante el collage de frases recortadas de periódicos o prospectos, siguiendo oscuras sugerencias. De especial importancia es el compte-rendu des rêves (reseña de los sueños). A veces, mediante drogas, los surrealistas se provocaban alucinaciones y delirios para transcribir experiencias extra-racionales.

Si el automatismo es la base técnica, su temática recoge de manera preferente el mundo de los sueños. Las relaciones entre los hombres, las cosas, el amor (pasional), la muerte y el suicidio.

La difusión del Surrealismo en España se debe a Juan Larrea, quien se inició en el Ultraísmo y el Creacionismo. Según Cernuda, Larrea es quien infundió el Surrealismo en varios poetas del 27. Lo cierto es que el Surrealismo caló en poetas como Rafael Alberti (Sobre los ángeles), Federico García Lorca (Poeta en Nueva York) y buena parte de la obra de Vicente Aleixandre.

     
Para saber más: Las Vanguardias | Ultraísmo
 
© Materiales de lengua y literatura