A LA BÚSQUEDA DEL EXTRANJERISMO BÁRBARO
 
   
  INICIO | LENGUA | NIVEL LÉXICO-SEMÁNTICO | EL INVESTIGADOR ETIMOLÓGICO
 

Es evidente que uno de los mecanismos más efectivos para incorporar palabras nuevas es el de tomarla prestada de otra lengua, lo que se llama extranjerismo. Puede hacerse de varias formas, pero vamos a ocuparnos de una en concreto.

El préstamo léxico: consiste en tomar directamente un término de una lengua extranjera. Normalmente, si este préstamo se consolida, se produce una adaptación fonética y ortográfica. A veces, ésta triunfa, es lo que sucedió con football y fútbol. Otras, la adaptación no cuaja porque, al fin y al cabo, los que deciden son los hablantes, no la Real Academia: es lo que ha pasado con qüisqui y carné. En el diccionario están, aunque casi nadie lo cree.

Cuando el préstamo conserva su grafía original, se llama xenismo, y, si no está del todo incorporado al idioma (no sale en el diccionario) se llama barbarismo. (Barbarismo es también pronunciar o escribirl mal una palabra o usarla impropiamente).

 

   
 

1.Tu trabajo va a consistir en encontrar barbarismos. ¿Dónde? A tu alrededor. Durante tres días, concéntrate y anota todos los extranjerismos sin adaptar que veas, oigas o leas en prensa, revistas, anuncios, televisión, carteles callejeros, nombres de locales... Pero también los que tú y tu entorno utilicéis habitualmente. La mayor parte serán anglicismos, eso es casi seguro.

Escribe su significado y, si crees que existe una equivalencia en castellano, anótala. Extrae también tus propias conclusiones acerca de los motivos que llevan a usar estos términos.

 
  Acerca de la lengua:
  El castellano "alucina" con el bakalao, Fietta Jarque
  Solateras y tal, Manuel Hidalgo
  Barbarismos cotidianos / extranjerismos
   
   
   
   

 
© Materiales de lengua y literatura