EL QUIJOTE, variaciones

INICIO | EXPERIENCIAS
  INTRODUCCIÓN
 

Esta es una actividad llevada a cabo con alumnos de 3 º de ESO (Segundo Ciclo de ESO).

1. Empezamos con la lectura de la edición escolar de “El Quijote” de Vicencs Vives. En abril del curso pasado celebramos el IV centenario de la publicación de la novela con diversas actividades, entre las que había la lectura pública de algunos fragmentos, así que durante el primer trimestre de este curso decidimos leerla completa.

2. Una vez acabada la lectura quise proponer una actividad escrita diferente de la socorrida (aunque útil) “escribe una aventura nueva”. Entonces, se me ocurrió que podía darle un sentido nuevo a la propuesta. Recurrí al libro “Ejercicios de Estilo” de Raymond Queneau, seleccioné algunos y dediqué una clase a la lectura, comentario y disfrute de los textos (porque nos lo pasamos bien, todo hay que decirlo) .

3. Finalmente, propuse a los alumnos que redactaran una aventura breve y que posteriormente la versionaran. Las técnicas que más han calado entre los alumnos han sido las que Queneau denomina “onomatopeyas”, “ignorancia”, “negatividades”, “por delante y por detrás”, “Síncopa” y “Torpe”.

4. Una vez redactadas, se leyeron en clase y se han publicado en LENGUABLOG. Pero el broche de la actividad ha venido de la mano de los podcast, las grabaciones de los textos de los alumnos. Toda una experiencia!



   
  PRODUCCIONES DE LOS ALUMNOS
 
    EXCLAMACIONES

- ¡Sancho, Sancho! ¡Busca a Dulcinea!
- ¡Señor, le debo decir que Dulcinea...que Dulcinea ¡se ha ido con un amante!
-¡Sancho, vamos a Toledo! ¡Coge provisiones!
-¡Mire, señor, es Dulcinea! ¡Sí, la que está al pie de la estatua!
-¡Sancho, quédate aquí con mi amada que debo enfrentarme a ese malhechor!
-¡Señor, señor! ¡Deje la estatua! ¡La va a destrozar!
-¡Demasiado tarde, Sancho! ¡Vamos a batirnos en duelo!
-¡Pero, señor, qué locuras está usted diciendo! ¿Es que acaso no ve que es una estatua?
-¡No, Sancho, estás muy equivocado! ¡A este villano lo voy a hacer picadillo!
-¡Señor! ¡¿Cómo se encuentra después de batallar contra una estatua?!
-¡Querido Sancho, ¿es que no te das cuenta de que esto ha sido obra del encantador Frestón?
-¡Lo que usted diga, señor!
-¡Queridos vecinos, lamento lo de su estatua...! ¿Y Dulcinea? ¡Dulcinea! ¿Dulcinea...?

 
   
 
Noelia
 
       
    DON QUIJOTE Y EL JABALÍ

Don Quijote, un hidalgo convertido en caballero andante por la locura que le causaron los libros de caballerías, iba por el bosque acompañado por su escudero Sancho y pensando en su amada Dulcinea cuando de pronto se encontró un jabalí de grandes colmillos que le gruñía. Sancho empezó a gemir de miedo y se escondió con su borrico detrás de un árbol. Don Quijote, en su locura, creyó que se trataba de un ogro y chillando como un poseso, arremetió contra el animal, lanza en alto. El animal se asustó, echo a correr, y se perdió en la espesura. Sancho salió de su escondite, con el disgusto pintado en la cara:
-¿Qué necesidad tenía vuestra merced de atacar a ese jabalí?
-¡Pero si tú te fuiste a esconder como un niño miedica, mientras yo hice huir al malvado ogro Pantacruel, venido del mismo infierno!
-¡Perdóneme vuestra merced, pero si eso no era un jabalí yo no soy de los Panza!
-¡Pero si...! Debe ser que los malvados encantadores me han jugado otra mala pasada...bueno, vámonos a dormir.
Y al amanecer, siguieron camino en busca de nuevas aventuras y desafíos.

 
   
 
Laura

 
       
    DON QUIJOTE Y EL JABALÍ (ONOMATOPEYAS )

Don Quijote, un hidalgo convertido en caballero andante por la locura que le causaron los libros de caballerías, iba por el bosque acompañado por su escudero Sancho y pensando en su amada Dulcinea cuando de pronto uuuuf…que susto, se encontró un jabalí de grandes colmillos que le gruñía gggrrrrrr. Sancho empezó a gemir de miedo aiiiiiiiii aiiiiiiii y se escondió con su borrico detrás de un árbol. Don Quijote, en su locura, creyó que se trataba de un ogro y chillando ahhhhhh como un poseso, arremetió contra el animal,sssssstttt lanza en alto. El animal se asustó, echo a correr cotocro,cotocro,cotocro, y se perdió en la espesura. Sancho salió de su escondite, con el disgusto pintado en la cara:
-¿Qué necesidad tenia vuestra merced de atacar a ese jabalí?
-Pero si tu te fuiste a esconder como un niño miedica mientras yo hice huir al malvado ogro Pantacruel, venido del mismo infierno!
-¡Perdóneme vuestra merced pero si eso no era un jabalí yo no soy de los Panza!
-¡Pero si...! Debe ser que los malvados encantadores me han jugado otra mala pasada...bueno, vámonos a dormir.
Y al amanecer, siguieron camino en busca de nuevas aventuras y desafíos.
 
   
 
Mireia
 
       
   

DUDAS

¿Don Quijote acompañado de su escudero cabalgan hacia el Toboso? Puede ser. ¿Que si era para encontrarse con su amada Dulcinea? Supongo que sí. ¿Que si una vez llegados se encontraron a un joven campesino? Quizá sí. ¿Que si dialogaron sobre Dulcinea y el gigante que la tiene retenida? Tal vez sí. ¿Que si al cabo de una semana el campesino los volvió a ver? Seguramente. ¿Que si pensó algo al verlos? A lo mejor. ¿Si pensó que eran unos locos? Podría ser que sí, no sé, ¿quién sabe…?

 
   
 
Andy
 
       
   

PASOTA

¡Que flipe tío!, que el tal don quijote y el pavoncio de Sancho se colaron en un castillejo, y los muy imbéciles vieron fantasmas. Si bueno y mi madre es calva, quien se lo va a tragar. Bueno encima del cague que se llevaron van y les mangaron no se que de un yelmo, por cierto ¿Qué coño es eso?

 
   
 
Sarai
 
       
   

ONOMATOPEYAS

Una vez acabado de desayunar en la venta, ñam, ñam, ñam, don Quijote y Sancho bajaron al establo, cloc, cloc, cloc, a buscar al caballo, iii, iii, y al borrico, ioo, ioo.
- ¡Sancho! pum, no te preocupes, ras, ras, encontraremos a ese ladrón, bf, y le haremos pedazos, zas, zas, en un abrir y cerrar de ojos, pim, pam, pum.
- No puede estar muy lejos, juas, juas, respondió Sancho, aish.
Don Quijote, fiu, fiu, vio a un individuo ala, ala, con un borrico, ioo, ioo, andando, tac, tac, tranquilamente por el prado, fss, fss.
- ¡Mira! Sancho allí está, aj, aj, ha sido el ventero, que por no pagarle lo debido, fas, fas, ahora nos está fastidiando, ggrr, ggrr.
Don Quijote le propinó unos golpes, plasca, plasca, con el primer palo que encontró, clas, clas.
El ventero acabó por los suelos, zas, zas. Entonces, Sancho se dio cuenta de que aquel no era su borrico, fiu, intentó disculparse, mua, mua, y le dio lo poco que tenía, ja, ja, ja.

 
   
 
María
 
 
EVALUACIÓN  

En el aula:

Lectura expresiva de FRAGMENTOS de El Quijote.
Lectura silenciosa de la obra completa (edición escolar de Vicens Vives)

 

Trabajo en grupo:

Comentario de los aspectos de la obra.

Propuesta de escritura (individual):

Redacción de un texto a la manera de Queneau (adecuación de la lengua al personaje, aceptación de las convenciones del modelo de texto, nombre de los personajes, alteraciones...).
Revisión, corrección y publicación de los textos en el blog de aula.

Otra experiencia: El Quijote, audiodiccionario
© Materiales de lengua y literatura