Antología de greguerías en torno al motivo del agua Ramón Gómez de la Serna
INICIO | EXPERIENCIAS
  Definición del autor
 

Una greguería es el buscapiés del pensamiento

Buscapiés: Cohete sin varilla que, encendido, corre por la tierra entre los pies de la gente.

 
  1. Templar el agua del baño es como preparar un buen té.
  2. El que bebe en taza, hay un momento en que sufre eclipse de taza.
  3. El que pide un vaso de agua en las visitas es un conferenciante fracasado.
  4. Algo se juega uno al echar los dados de hielo en el vaso.
  5. Burbujas: momento en que el agua entrega su alma a Dios.
  6. El baño, al desaguarse, protesta de lo sucedido.
  7. En las aguas minerales burbujean peces invisibles, almas del silencio acuático, respiración de ranas, peces desaparecidos y últimos suspiros.
  8. Las lágrimas que se vierten en las despedidas de barco son más saladas que las otras.
  9. Las lágrimas desinfectan el dolor.
  10. La lluvia es triste porque nos recuerda cuando fuimos peces.
  11. Los lagos son los charcos que quedaron del Diluvio.
  12. El granizo arroja su arroz festejando la boda del estío.
  13. Las olas esculpen en las rocas calaveras de gigantes.
  14. El hielo se derrite porque llora de frío.
  15. El agua no tiene memoria: por eso es tan limpia.
  16. El agua se suelta el pelo en las cascadas.
  17. Donde es más feliz el agua es en los cangilones de la noria.
  18. No hay nadie que saboree el agua como el pájaro.
  19. El arroyo trae al valle las murmuraciones de las montañas.
  20. El río cree que el puente es un castillo.
  21. Los ríos no saben su nombre.
  22. El ideal de las piedras es lavarse los pies en los ríos.
  23. Los ríos siempre están escribiendo al mar la más larga carta.
  24. Ese que lleva el paraguas abierto cuando ya no llueve parece un paracaidista caído del nido.
  25. El paraguas puesto a secar abierto en el suelo parece una tortuga de luto.
  26. Abrir un paraguas es como disparar contra la lluvia.
  27. Los paraguas son viudos que están de luto por las sombrillas desaparecidas.
  28. En las tormentas hay truenos sin rayos porque su rayo se ha traspapelado, y por lo mismo hay rayos con olvido de su trueno correspondiente.
  29. El mar se pasa la vida duchando a la tierra para ver de hacerla entrar en razón.
  30. El mar sólo ve viajar. Él no ha viajado nunca.
  31. El mar arrastra de los pelos al río.
  32. En la ola está el espejo de los abismos.
  33. La ola muere en espuma de impotencia al no poder pasar tierra adentro.
  34. El mar es mucha espuma de brocha y mucho filo de ola para afeitar las algas de la playa.
  35. Todo el mar quiere salvarse en el tablón que flota.
  36. La melancolía de los ríos de América es que son tan grandes que no pueden tener puentes.
  37. El acto más bello de la playa es ver cómo se quita las medias de arena la mujer bonita.
  38. Los mejillones son las almejas de luto.
  39. Esponjas: calaveras de las olas.
  40. En las caracolas ha quedado rizada en miniatura una ola, un rizo del mar cuando era niño.
  41. Los cangrejos son manos de pianistas torpes tocando barcarolas.
  42. - ¿Los peces lloran?
  43. - Los peces no necesitan llorar, porque el mar es pura y salada lágrima.
  44. Las conchas de las playas son los restos de los arroces que se come Neptuno.
  45. Un pie levanta la colcha del mar: es el delfín.
  46. Cuando aparecen tres perlas en una ostra es que el mar ha regalado al hombre una botonadura.
  47. Las nubes de la tarde acuden al ocaso para empapar su sangre y caer como algodones usados en el cubo del otro hemisferio.
  48. Hay nubes que son como alas extraviadas.
  49. Las nubes caen como leones sobre la luna, pero no la pueden devorar.
  50. La tormenta comienza con un gran portazo conyugal, como si la diosa se hubiese marchado violentamente, dejando al dios encolerizado.
  51. Hay unas nubes largas y finas que son como costillas del cielo.
  52. Los días de lluvia, el Metro se convierte en submarino.
  53. La lluvia acaba por olvido; pero, a veces, vuelve a acordarse, y vuelve a llover.
  54. El pingüino, con la servilleta puesta, está esperando la hora de la sopa del Juicio Final en las playas antárticas.
  55. Toda gota nace para estalactita, pero cae sólo como mortal gota.
  56. La nieve se apaga en el agua.
  57. Los remeros de la regata componen el ciempiés acuático.
  58. La tragedia de la gota de agua cayendo en el cubo del lavabo toda la noche es una tragedia de asunto lacónico, pero espeluznante, que conocen las pobres criaturas humanas, en las que no todo ¡ni mucho menos!, es heroico…
 
Extraído de Ramón Gómez de la Serna. Greguerías. Cátedra.
 
 

 


© Materiales de lengua y literatura